Andalucía

Cabo de Trafalgar

El Cabo de Trafalgar está situado en la vertiente atlántica de la provincia de Cádiz, entre Conil y Barbate, perteneciendo a esta última. Su nombre viene del árabe, Taraf el Gar, y significa “cabo de la cueva”. En un monumento natural, y está dentro de la Red de Espacios Protegidos de Andalucía, (RENPA).

En el cabo encontramos un faro, de treinta y cuatro metros de altura, y levantado en el año 1860.

varias muchas 045 copia

Una torre vigía: En el siglo XVI, Felipe II ordenó fortificar esa zona de la costa andaluza, ya que eran muchos los ataques que sufrían por parte de piratas de origen berberisco, especialmente de los procedentes de Teherán y Argel. En el siglo XIX, ya en ruinas, parte de sus materiales de construcción se utilizaron para construir el faro. Ahora su estado es de total abandono.

varias muchas 040 copia

Pero si por algo es conocido el Cabo de Trafalgar es por la batalla que allí se libró el 21 de Octubre de 1805, en la que la armada franco-española fue derrotada por la inglesa, al mando del famoso almirante Nelson.

varias muchas 051 copia

Al lado del faro encontramos la playa, de arena fina, agua cristalina y de dos kilómetros de largo. Llegamos por una carretera asfaltada, la misma que nos lleva al faro, pero si tenemos la mala suerte de que el levante lleve soplando días, la podemos encontrar tapada por la arena y se nos complicará el acceso.

varias muchas 043 copia

varias muchas 052 copia

Es una playa virgen, sin edificaciones ni servicios, uno de los pocos paraísos naturales que quedan en nuestras costas.

varias muchas 049 copia

varias muchas 031 copia

Aquí encontraréis más información: : http://www.playasdetrafalgar.com/actividades/la-ruta-del-faro-de-trafalgar/

Fotos: Juan Carlos Pasalodos

Categorías: Andalucía | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Jerez de la Frontera

Jerez de la Frontera es un municipio perteneciente a la provincia de Cádiz. Es el núcleo urbano más poblado de la provincia gaditana.

La historia de Jerez es muy amplia. Podríamos retrotraernos hasta el Neolítico, pero no nos vamos a ir tan lejos.

Nos quedaremos en la época de la ocupación árabe, cuando Jerez era conocida como Scherisch. Durante los siglos XII y XIII, la ciudad vivió un gran desarrollo, siendo una de las ciudades importantes de la época.

Ya en 1264, Alfonso X “El Sabio” incorporó de forma definitiva Jerez a la corona de Castilla.

En la época cristiana, el nombre se castellanizó, pasando a llamarse Xerez o Xeres. Se le añadió “de la Frontera” porque colindaba con el reino nazarí de Granada.

De la época musulmana podemos disfrutar del Alcázar, uno de los pocos edificios de arquitectura almohade que existen en la península ibérica. Lo encontramos dentro de la zona llamada conjunto Monumental del Alcázar y Cámara Oscura.

Jerez12

De la construcción original se conservan las puertas, la mezquita,  la torre octogonal, los baños árabes y el Pabellón del patio de Doña Blanca de Borbón (esposa de Pedro I de Castilla). De épocas posteriores se conservan, entre otras cosas, la Torre del Homenaje, y el molino de aceite.

img028 copia

img029 copia

El Alcázar está catalogado como bien cultural. Cuenta con varias zonas de jardines, donde encontramos gran variedad de arboles, como olivos y cipreses, flores y estanques con peces.

jerez6

jerez5

img030 copia

Una de las cosas que más llama la atención del Alcázar, es la conocida como Cámara Oscura. La encontramos en el interior de la torre, la más alta de la ciudad, y consiste en un juego de lentes y espejos, con el que podemos ver, a vista de pájaro, la ciudad de Jerez. Es, como si dijéramos, el “google earth” de aquella época.

Jerez11


Podemos visitar también la catedral, construida en el siglo XVII, y donde podemos encontrar los estilos gótico, barroco y neoclásico.

jerez3

Jerez14

Está construida sobre los restos de la Mezquita Mayor de Jerez, y dentro podemos encontrar algunas obras de arte, como la Virgen Niña de Zurbarán. Encontramos también un órgano románico de 1850.

Por supuesto, hablando de Jerez no nos podíamos olvidar de sus bodegas. Entre ellas, podemos encontrar Tío Pepe-González Byass, Álvaro Domecq, Fundador Pedro Domecq, o Gran Mariscal. Pero aparte de vino, los caballos también son parte de Jerez. Podemos hacer rutas o disfrutar de los espectáculos ecuestres. Y del flamenco. No en vano, de Jerez se dice que es su cuna.

Jerez13

Jerez10

Paseando por el centro nos llama la atención un edificio: el conocido como Gallo Azul. Es un referente del regionalismo andaluz de principios del siglo XX. Lo encontramos entre las calles Larga y Santa María. Los Domecq son sus propietarios. Ellos mismos lo mandaron construir.

DSC04936 copia

Mientras paseamos siempre podremos picar algo en uno de sus múltiples bares de tapas. O sentarnos en una de sus terrazas y dejarnos envolver por el olor a azahar de sus naranjos.

Por supuesto no nos podemos olvidar de su circuito de velocidad, pero ya le dedicaremos otro post exclusivamente para él.

Jerez15

Texto: Laura Izquierdo

Fotografías: Luis Pasalodos

Categorías: Andalucía | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Tarifa, al sur del sur

Volvemos al sur. Esta vez a Tarifa, en Cádiz. Dentro del municipio encontramos el punto más al sur de la península, y de todo el continente europeo, es la Punta de Tarifa o marroquí, también llamada Isla de las Palomas, unido a Tarifa por una carretera, dónde podemos ver a un lado el mar Mediterráneo y al otro el océano Altlántico.

Tarifa toma su nombre del bereber Tarif Ben Malluk. Los musulmanes llamaron al lugar “La isla de Tarif”, de ahí el nombre de Tarifa.

Hasta 1.291, vivió muchas batallas entre musulmanes y cristianos. La más famosa, en la que Sancho IV de Castilla tomó Tarifa entre 1.291 y 1.292. En uno de los muchos intentos de los musulmanes por recuperarla, fue defendida por Alonso Pérez de Guzmán, conocido como Guzmán el Bueno.

                                            Fotografía: http://lasmarianastarifa.blogspot.com.es/

DIGITAL IMAGE

                                                           Fotografía: Luis Pasalodos

Y una de las visitas obligadas es, precisamente, el castillo de Guzmán el Bueno. Es una fortaleza construida en el 960 D.C por el califa Abderramán III, al parecer, sobre las ruinas de un asentamiento militar romano. Por esta fortaleza han pasado tropas califales, nazaríes, castellanas… hasta británicas durante la guerra de la independencia. Del castillo parte la muralla que rodeaba la parte antigua de Tarifa, de la que se conservan algunas partes, como la Puerta de Jerez.

img004

 
Fotografía: Luis Pasalodos
 
 

También merece la pena visitar la iglesia de San Francisco de Asís, construida en el S.XVI y restaurada en el XVIII. Lo más destacable es su pórtico, ya que su ornamentación se cree está relacionada con el arte del sur portugués.

iglesia-de-san-francisco-de-asis_6579271

                                    Iglesia de San Francisco de Asís.  Fotografía: www.minube.com

Pero, por supuesto, no podemos olvidarnos de sus playas. La de los Lances, es la que nos encontramos dentro del pueblo, y se divide en dos: Los Lances del Norte y Los Lances del sur, y están separadas por el río Jara.

DIGITAL IMAGE

                                                                  Fotografía: Luis Pasalodos

Pero también tenemos, a pocos kilómetros, la playa de Bolonia, considerada una de las más bonitas de Europa, y la playa de Valdevaqueros, uno de las pocas salvajes que quedan y paraíso del windsurf y el kitesurf. ( http://www.lamochiladelaura.wordpress.com/2012/12/18/el-paraiso-mas-cerca-de-lo-que-piensas-playa-de-valdevaqueros-tarifa/ )

DIGITAL IMAGE

DIGITAL IMAGE

                                                                 Fotografías: Luis Pasalodos

Y volviendo de la playa, que mejor plan que una buena comida o una buena cena. En la calle Sancho IV El Bravo tenemos el bar-restaurante Morilla, donde podremos degustar los mejores pescados como el atún o el pez espada.

En la misma calle, tenemos La Casa Amarilla. Su solomillo a la pimienta, de lo mejor. http://www.lacasaamarilla.net/restaurant.html

Y en la calle Alcalde Juan Núñez, ya en el puerto, tenemos el bar La Olla también podremos degustar lo mejor del mar. http://www.bodegalaolla.com/

Para tomar una copa, lo mejor es perderse por las callecitas estrechas donde seguro encontraremos algún bar que sea de nuestro gusto.

Y si nos queremos ir de compras, nada mejor que un paseo por la calle Batalla del Salado, donde podemos encontrar marcas de ropa como Toro Loco, Mala Mujer o el Niño de Tarifa.

Lugares cercanos que podemos visitar:

Ermita de Nuestra Señora de la Luz, a las afueras del pueblo, dirección Valdevaqueros.

DIGITAL IMAGE

DIGITAL IMAGE

DIGITAL IMAGE

Fotografías: Luis Pasalodos

Mirador del Estrecho, entre Tarifa y Algeciras, donde podremos ver unas vistas preciosas del estrecho, llegando a ver Ceuta.

DIGITAL IMAGE

DIGITAL IMAGE

                                                                  Fotografías: Luis Pasalodos

Ruinas de Baelo Claudia: ruinas romanas perfectamente conservadas, desde las que veremos la playa de Bolonia.

img002

                                                                  Fotografía: Luis Pasalodos

Otros lugares cercanos y casi de obligada visita son: Algeciras, Medina Sidonia, Vejer o Barbate.

Fotografías: Luis Pasalodos  @Luispasalodos

Para más información:

http://www.tarifa.com

www.arteguias.com

 
 
 
 
 
 
 
Categorías: Andalucía | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

El paraíso, más cerca de lo que piensas: Playa de Valdevaqueros (Tarifa)

Hoy nos vamos al sur. A la playa de Valdevaqueros, a unos diez kilómetros de Tarifa. Una playa salvaje y kilométrica, de fina arena blanca y aguas azules y limpias. Está lejos de cualquier núcleo urbano, por eso podemos disfrutar de la tranquilidad que da el oír el sonido del mar y el silvido del viento. Está catalogada como Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Es una playa excepcional para los amantes del windsurf y el kite-surf gracias al viento que sopla en la zona. El mundial de kite – surf se ha celebrado alli varios años. En la propia playa hay escuelas para quien le apetezca aprender a practicar estos deportes.

El levante que sopla es otra de las características de esta playa, ya que cuando viene fuerte, levanta toallas, sombrillas y todo lo que encuentre a su paso.

Pero lo que más llama la atención de la playa, es la gran duna que se levanta a su derecha. Creada por los militares para contener la arena cuando soplaba el viento, ahora se ha convertido en una de las señas de identidad de la playa. Incluso está protegida. A su derecha hay una zona de rocas, donde puedes aprovechar para darse unos barros. Y como curiosidad en esta zona puedes observar también un búnquer de la guerra civil.

Otra de sus características es que es uno de los últimos reductos hippies que podemos encontrar. Sus puestos de artesanía y sus caravanas, le dan un aire especial.

Para alojarse, si te gusta la naturaleza, tenemos el camping El Jardín de las Dunas, sitio tranquilo y perfectamente mimetizado con el lugar. http://www.campingsonline.com/eljardindelasdunas/

En definitiva, un lugar para disfrutar con todos los sentidos de uno de los pocos lugares vírgenes que quedan en nuestras costas, pero al que le puede quedar poco tiempo, ya que quieren construir allí hoteles y campos de golf.

La plataforma “Salvemos Valdevaqueros” tiene una página en Facebook, donde podremos encontrar toda la información sobre lo que está pasando con esta playa: http://www.facebook.com/SalvemosValdevaquerostarifa y aquí puedes firmar la petición dirigida al Ayuntamiento de Tarifa para que de marcha atrás con su plan de ladrillazo https://www.change.org/es/peticiones/salvemos-valdevaqueros

Fotografías: Luis Pasalodos @luispasalodos

Categorías: Andalucía, Playas | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Misterio Estelar

Paraísos particulares

3rd Culture Wife

Adventures at Home and Abroad

Quaerendo Invenietis

Otro sitio realizado con WordPress

Mi Gran Premio

Paraísos particulares

Valladolid, de pueblo en pueblo

Cuando cada lugar cuenta

La mochila de Laura

Paraísos particulares